martes, 26 de mayo de 2009

sht

- ¿No los odias?
- ¿El qué?
- Estos incómodos silencios. ¿Por qué creemos que es necesario decir gilipolleces para estar cómodos?
- No lo sé, es una buena pregunta.
- Entonces sabes que has dado con una persona especial. Puedes estar callado durante un puto minuto y compartir el silencio.

4 comentarios:

Gabiprog dijo...

Saber masticar silencios garantiza buenas digestiones.
Y la dieta de la complicidad resulta un método eficaz para ello.


Un abrazo.

galicia maravillas dijo...

estoy de acuerdo! :) besos y buenas noches, que me caigo en un sueño de silencios :)

àngela dijo...

Hay quienes no se dan cuenta de lo importante que es un silencio y empiezan a soltar gilipoyeces que ni ellos saben lo que dicen

Favio dijo...

el silencio tan acogedor, reconocer el sondio del mundo y la banda sonora original..

me encantó :D