martes, 21 de enero de 2014

Nunca seré piedra

Yo, como Alberti,
nunca seré piedra.
Lloraré, gritaré, reiré y cantaré cuando haga falta.

2 comentarios:

Oski dijo...

Por suerte, porque el mundo ya está lleno de piedras y pedruscos.

No hay nada mejor que algo vivo que puede sentir.

Abrazos.

Anónimo dijo...

bajito, bajito...

pero la piedra es piedra
también
vive en sí misma
viviendo para ti
tal vez al sostenerte

tal vez soñando en ti
cuando buscas la arena.

(eres encantadora)