viernes, 24 de mayo de 2013

Ni táctica ni estrategia




Lo confieso, no entiendo de tácticas ni estrategias, y es que te quería antes de conocerte, antes de verte y de aprenderte. Te quería incluso desaprendiéndote. Incluso antes de oír tu voz y saber que tú eres el puente que une mis sentidos. Y es que no tiene sentido alguno anhelar ser tu pasado, cuando todas las mañanas sueño con esos futuros recuerdos. Que la franqueza no entiende de abismos, pero ellos sí entienden de amor, así que no vamos a medir el vértigo que anida en nuestros pechos, sino que dejaremos que nos haga volar cada vez más alto. Y es que la necesidad no es por ti sino por mí, por mí estando en ti, porque nunca he concebido otra idea de mí que no fuera esa; que no acabara en ti. Así que no necesito pretextos para nada, no necesito tácticas ni estrategias, ni que vengan otros poetas a decirme cuánto es que nos queremos.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Sublime! :-)

A.

Mery Coda dijo...

Es bonito cuando los poetas sobran

(gracias por descubrirme tu blog y por hacerme saber que los míos te gustan :))

Juan Antonio dijo...

La estrategia es cosa de tristes conquistadores sin alma.

Jhessie Gi dijo...

Que sabe el poeta de amor? siempre me pregunte.
La respuesta puede justificarla o contradecirme pero no me importa.
Muy bello tu escrito!

PD: el otoño puede ser muy bueno para vivir, para morir, para renacer y seguir viviendo

;)

Besitos!!
Muy lindo tu blog

andré de ártabro dijo...

muy hermoso y es que, el yo, sólo puede crecer en el tú, y de forma particular en eso yo que esté en ti que forma parte de tus sueños.
Me gusta la pasión que pones en las cosas.
Sílvia ¡Bien se nota que la estrategia eres tú!
Besos.

E.C. Belmont dijo...

Esta hermosa esta entrada!
Te parece si nos seguimos? :)