sábado, 19 de noviembre de 2011


Las despedidas buenas no son las fáciles, las buenas son las que cuestan, las que duelen, las que te arrancan un trocito del alma, porque ese dolor que sientes significa que mereció la pena... las despedidas buenas son las que llenan tu maleta de imagenes, de sonrisas, de recuerdos que te acompañarán siempre. Además, en las despedidas buenas nunca se dice adiós..

3 comentarios:

Jeremias Soler dijo...

Supongo que en las despedidas buenas de alguna forma intuyes que ese ser que se aleja no se marcha del todo y que de alguna forma siempre estará cerca.

Flaviani. dijo...

son las que se quedan con un "volveremos a vernos pronto"

VANESSA dijo...

Qué razón llevas!! En las despedidas de verdad no hacen falta palabras, una mirada lo dice todo.
Besoss