viernes, 4 de febrero de 2011



-¡Qué horror!¡Qué horror!¡Qué vergüenza! Y qué bien huele... Es lo que me faltaba. Aléjate que me va a dar algo.
-¡Qué pelo!¡Qué culo!¡Qué ojos!¡Qué todo!
-¡Vete, vete, vete!
-¡Ni hablar, ni hablar, ni hablar! ¿Pero qué digo?
-¡Soy frígida, soy frígida!¡No siento nada, no siento nada!
-A ver... ¿qué tal?¿cómo te llamas?¿Hacia dónde vas?
-Me llamo Maite y te quiero llevar al huerto.
-Desde que te vi super que eres la mujer de mi vida.
-¿Sabes que me encanta tu forma de andar?
-¿Roncas por las noches?
-Suelo leer en la cama y uso pijama de hombre.
-Me gusta desayunar cereales con leche.
-Siempre quise ser bailarina aunque ahora soy secretaria.
-Odio a la gente que se pone chandal los sábados.
-Todas mis bragas son negras. ¿Usas calzoncillos largos?
-¿Conoces la teoría del champiñón?
-Los perros me dan alergia.
-¿Cómo llamaremos a nuestro hijo?

7 comentarios:

ego dijo...

casualidad.



o causalidad.

Michelle Durán dijo...

" QUÈ TODO ", , AHAAHHAH
SAUDOS.
BUENAS LINEAS.

Extrema dijo...

Hummm... qué rapidez!
Buen fin de semana.

mlle.Chen dijo...

¡Viva la incoherencia! :)

nadiuss dijo...

me gusta! ;)

Euforia dijo...

Me ha encantado esta retahíla de frases aparentemente sin sentido :)

coincidencia dijo...

Jajajaa...me ha encantado!!
Ese era yo con 18 años!!

Nos hacemos mayores y perdemos esa inocencia...