jueves, 18 de noviembre de 2010



Me encantan los reencuentros, y dicen que cuando dos personas (o más) han estado unidas siempre vuelven a encontrarse. Hoy toca Ca l'Espargato, lo cual significa mucha alegría, rumba, magia, estrellas, luces, sonrisas, risas, complicidades, mariposas y abrazos, lo que me dan.






No se puede sucumbir a la nostalgia de lo que aún no ha comenzado, y sin embargo eso fue lo que hice yo aquella tarde al completar la ultima de mis tareas, tirarme en la cama, cerrar los ojos e imaginar que no estaba sola, que sabía por qué suceden las cosas y que no echaba nada de menos.

4 comentarios:

A. dijo...

Veo que te lo pasas bien en BCN!Como no! :D
Te dejo el link de mi otro blog, que creo que no lo conoces ;)
http://www.elartistaylamusa.blogspot.com/

Gotadeagua dijo...

Aunque no queramos pensarlo, siempre echamos algo de menos, no crees?
un saludo

V dijo...

La buena compañía es de lo único que necesitamos y lo único que deseamos y cuando carecemos de ella, miramos atrás con nostalgia pensando en aquellos que estuvieron a nuestro lado.

Muy bonita la entrada.
Un abrazo:

V

LessAMOUR ✿ܓ dijo...

En esa parte si te entiendo, los reencuentros te dejan un buen sabor en el corazón, te hacen ver que si uno quiere, el tiempo que corre siempre puede ser para bien♣
abrazos♣