domingo, 5 de septiembre de 2010

De pinguinos y prohibiciones


la coraza funciona
o
puede que ya no la necesite
eso está bien



Tengo esa horrible sensación llamando a la puerta de mi conciencia. Vamos a medir la distancia en besos y si empiezo hoy, me debes 6543738945675634 y casi otro. Se que no debo sentirme así y que tú estás bien, el noventa por ciento del tiempo. Pero a veces reconozco ese chico que me fascinó y por el que me tiré a la piscina sin pensar en las consecuencias. Y cuando te reconozco, me reconozco y asumo que sigo sin estar bien, que nuestros ojos siempre, aunque no sea a menudo, tendrán esa capa de vidrio que nos aleja de la humanidad. Que seguiremos siendo medio humanos-medio robots. Que nuestro corazón quemará y suplicará silencio, pero este no llegará porqué antes se adelantará la música quema-sentidos. Y me jode ser conciente de que es contigo con quien puedo curarme, y me jode ser conciente que soy yo, quien puede curarte, o eso creo. Puede que no sea más que una autoconcienciación que me obligo a tener para no echarte tantísimo de menos. Que me amenazo al pensarte, me riño al desearte, me desespera encontrar tu olor en las calles en las que solías recogerme. Es cómo una sensación horrible en la que me convenzo de que no voy a avanzar sin ti..
Pero no os equivoqueis, todo vuelve a hacernos tocar de pies a tierra, y despierto y estas aquí, abrazándome como sólo tu sabes y haciendo ese ruidito que dibuja eses en tu barbilla.. shhhht.

Faltan pocos días...



Porque los sueños sinceros hay que perseguirlos, porque los malos senderos también hay que vivirlos.

4 comentarios:

Solo.mi.yo dijo...

Es fácil querer(te) a lo lejos. Lo difíci es cuando está(s) cerca

Cesc dijo...

El amor dibuja siempre curvas subidas bajadas y túneles sin luz. Chillas, sacas adrenalina, compartes. Pierdes la respiración, te da vuelcos el corazón...

Volvemos a subir a la montaña rusa?

vicky. dijo...

yo también me siento como en la primera parte de tu texto... me gustaría saber cuando demonios llega el trozo final.

buen blog :)

Sil dijo...

uf cuanta intimidad intimidante... y flota por el aire una angustia com mezcla de amor y deseos desesperantes...