miércoles, 21 de julio de 2010

20 de julio


Correr, me gustaría correr, mucho, ser veloz, notar ese tipo de viento que nunca se corta.. que me hiciera heridas en la piel para dejar de notar las del alma.
Correr, me gustaría correr, y que los años se volvieran efervescentes y quizá menos amargos. Correr toda una vida, la de él, y volverla a vivir desde el principio, al compás, a nuestro ritmo… No sé si las cosas volverían a ser lo que han sido.. no lo sé.
Y aquí estoy yo, en mi norte, que es el tuyo, y que por eso es mío. En tu balcón, que es mi balcón de los sueños. Viendo tu lugar.. que ya es mío.. y así sintiéndome un poco más cerca o menos lejos.
¿Cómo se mide esta distancia que ahora nos separa? Hace 1095 días que pienso en ello.. y ninguna respuesta me suele convencer.
Hoy hace tres años me desperté con la peor llamada con la que se puede despertar una hija y detesto que suene mi móvil suene los días 20.
 
Correr, me gustaría correr a ese 20 de julio y no dejarte solo, auque eso solo serviría para que yo me sintiera un poco mejor o menos culpable.
Culpable, como esa parte de mi que solo recuerda las lágrimas de ese día y tu.. tu todo, ahí dentro.
Y el poco consuelo que nos guarda el mundo.
 
Suelo pensar que alguien quería darme una lección, intento convencerme de que todo tiene un significado.. Aunque yo no lo vea, y realmente no exista.
Se entretiene mi mente entrelazando hilos del pasado al presente.. Porqué al futuro te llevo conmigo.
Hace hoy también tres años inauguramos mi cielo de grandes reyes.. ninguna estrella brilla como la primera.
Llevo unos días fijándome en este cielo gallego, en las estrellas, el otro día en Bayona, en Morgadáns, y ahora en mi balcón..
Siempre me han fascinado las estrellas por eso creo en la luz y las energías de las personas.. puede que sólo sea una excusa a la que agarrarme o una manera de no abandonarte.. pero es que si tengo que pensar que no estás conmigo no podría estar en este lugar, ni hacerlo mío.
Necesito tener fe, creer en algo.. algo que sea sólo mío y salga de mi.. que supere religiones y pamplinas.
¿A dónde van los sueños cuando no se cumplen?
Como decía antes.. No sé finalmente si alguien quería darme o no una lección.. aunque recibí muchísimas.. creo que nadie capta los tequieros sordomudos como yo.
Y no pido nada porqué no sería algo que no pidiera ya todos los días, ni que fuera a doler menos.
En la entrada anterior decía que todo debería curarlo el tiempo, aunque en algunos casos creo que hay heridas que no deberían cerrarse del todo.. puede que lo suficiente como para vivir sin notar que nos falta el aire y recordar…

3 comentarios:

La sonrisa de Hiperión dijo...

Mientras que el mundo nos deje respirar???

Saludos y un abrazo.

Dalia dijo...

creo que los sueños que no se cumplen siguen siendo sueños que quedan en nosotros.
quizas se halle un pequeño consuelo en pensar que si se hicieran realidad, dejarian de ser sueños.
el amor y el recuerdo quedn tambien con nosotros, aunque corramos velozmente.
pero si nos quedamos con la angustia, no veremos que la vida sigue y esta en nosotros elegir como vivirla.

espero que no te moleste haber escrito este comentario, pero fue un impulso.
un saludo

Sílvia dijo...

:):)