sábado, 10 de abril de 2010

Odio ver que te marchas, pero adoro ver cómo te vas…

Siempre creí que no podía odiar, que como a muchas personas les ocurre, mi memoria vengativa era demasiado frágil para odiar, que siempre se me podría hacer daño de nuevo (como dice la chica-botones). Hace poco llegué a convencerme a mi misma de que eso no era real, me pareció confundir un sentimiento con el odio, aunque era extraño, porque la persona a la que representaba que odiaba no merecía ni siquiera ser odiada, con lo cual no entendía la mitad de aquel sentimiento que se mezclaba con la frustración y la rabia. Ahora me doy cuenta de que tenía razón, y sigo sin poder odiar.. y no me importa que se me pueda herir una vez más. Odio algunos sentimientos, algunas maneras, pero de la manera más vil, nunca seré capaz de odiar a nadie. Y en parte me alegro. Y supongo que no es tan malo dejar que la gente viva y crezca en su propia ignorancia, a los ojos de muchos yo también debo hacerlo.
El otro día vi una película, bastante mala, que me hizo darme cuenta de todo ello;
"Por ti soy capaz de hacer lo más vil, rastrero y miserable; porque el amor es algo maravilloso que saca lo peor de nosotros, y si dejas escapar a alguien como yo, te arrepentirás el resto de tu vida, y lo sabes.."
¿Por qué el odio tiene que ser menos vital que el amor? Si pudiera odiar a alguien sería a ti, pero ya ni siquiera me importa que me dejes escapar.
Por un momento siento que alguien desaparece de mi vida, y no tengo la necesidad de despedirme.Vuelvo a construir castillos en el aire, a volar cometas, a dibujar en la arena y a rodearme de todas las burbujas que se habían ido con el aire del este..


Cúanto me gusta hacer burbujas!

9 comentarios:

La sonrisa de Hiperión dijo...

Amiga, la despedidas, cuando no duelen, bienvenidas sean... Ya es suficientemente complicada la vida, como para complicarla nosotros más...

Saludos y un besazo enorme.

Edu dijo...

Irse no es adios, solo es ausentarse, marcharse es empezar a regresar, todos tememos a nuestras contradiciones, porque ellas, nos matan o nos dejan vivos.
Un Beso

8apertasdebalde dijo...

siempre pensé y pienso que no naci para odiar, no se que significa esa palabra casi ni por asomo...cuando una persona me hace daño o aun la quiero demasiado como para odiar o pasa a ser indiferente para mi. que cosas..
vaya, y se puede comentar otra vez :)
un beso

Meli R dijo...

Volvio el blog para chicas! Espero que te des una vuelta, un beso!

ottocomic dijo...

Pues es cierto...has tenido que volver a por mi......curioso.
Soy de los que respeta los silencios de los demás y como vi que tú los necesitabas me quede en la puerta esperando.
Un beso

Dana O'hara dijo...

El odio no es tan feo como lo pinta la gente, no lo es porque es el sentimiento más fuerte que hay junto al amor, y van de la mano muchas veces.

Por cierto, genial el salitre y las calles de tu ciudad :)

AntWaters dijo...

Interesante diálogo, porque hasta le dice ese jaque mate del "y lo sabes", hale, pedazo ego.

Yo que veo el mundo un poco mas desde el suelo; ¿nunca te ha parecido que hay quien te mira por encima del hombro hasta estando sentado?

Es verdad que se habla mucho del amor, pero el odio es un motor no menos poderoso; ayer me comentaba alguien que - por joderla a ella - fue capaz de trabajar gratis los domingos, qué flipe.

Pero está claro que el odio fastidia a quien lo siente; no quien lo recibe, porque puede incluso con él, volar cometas :)

Leí un libro de la autora de "tomates verdes fritos"; qu emira que sería mas efectivo aprenderme el nombre pero mija... Bueno, en ella una anciana le regala una cometa a un niño porque "te veía y siempre andabas con la cabeza gacha y yo quería tanto que miraras el cielo y vieras que...", lo que el odio no te deja ver.

También me vino a las tejas esa canción de Sydnea O'connor, que decía en su lengua ajaja: "te echo de menos pero me alegra que te fueras".

Porque si te quedas con alguien que te odia, tú me dirás.

Besos cotilleándote por las pecas

light my fire dijo...

Siempre creí que no podía odiar, que como a muchas personas les ocurre, mi memoria vengativa era demasiado frágil para odiar, que siempre se me podría hacer daño de nuevo.



ME SIENTO SUPER IDENTIFICADA
lakñjsdf

galicia maravillas dijo...

:) te voy siguiendo :)) ayer mismo asistí en la calle a una competición de pompas :) varias niñas estaban haciéndolas, y qué rápido!! me encantan! :)) disfruta de la semana :))