jueves, 8 de abril de 2010

Enamorada del silencio



Las cosas no suelen ser lo que parecen y solo parecen lo que son a veces...



Saben que dificil allar sentido a lo absurdo, aún así soy persistente y nunca dejo de intentarlo, ¿ por qué no ? Luego, los domingos aplazo mi vida, sí ya sé que hoy estamos a jueves.. pero más adelante descubrireis que pasa con este día. Se suspende.
Me gusta vivir con esos sentidos que a veces parece que nadie más que yo tiene, puede que por eso algunos días me permita el lujo de sentirme un poco más diferente, rara o especial, qué más da! Es como hundirse en una espiral de emociones, chupetear un corazón, absorber los tropezones que aveces colapsan tus venas.. para poder sentirte latir con el ritmo del mar i ese calorcito de sol recien salido, del 1 de enero, que nunca llega. De que sirve pues que me regalen lágrimas de carcajadas azules?

Que pequeños nos podemos llegar a sentir delante la inmensidad de las emociones, de tus emociones. Como cuando decido desterrarme a Monteferro a dejar pasar las horas y la mente. Me gusta el cielo de Galicia cuando acaba de llover y las nubes bailan.


Así que voy a intentar esperar, y si te apetece, si tienes ganas. Si quieres jugar fuerte. Si quieres jugar fuerte sólo tienes que agarrarme el dedo meñique de la mano derecha i decirme que estás dispuesto a volar.


Me doy cuenta de que mi manera de querer es demasiado buena, y pensareis que no sé de lo que hablo, pero con el paso del tiempo es una de las pocas conclusiones que he sacado en claro, sí. Y he decidido darle un giro, con ello no quiero decir que vaya a cambiar mi manera de amar, pero si el orden de los productos. Me vas a querer tú primero. Y sino no vale. (Y las estrellas se quedaran ahí, no estaran ni más cerca ni más lejos).

Cuando decidí que escribir sería algo más que una afición me di cuenta de que esa decisión ya la habia tomado mucho antes. Si naces con algo dentro de ti, has de saber que nunca podrás cambiarlo aunque lo intentes con todas tus fuerzas. Hace tiempo que descubrí que me gustaba escribir, puede que fuera cuando fui a Madrid por primera vez y me llevaron a un pequeño café donde poetas y escritores regalaban palabras y a veces melodías. Fue allí donde conocí a Avelino Hernández, un hombre de vida y palabra que me fascinó hasta el último momento. Sí, incluso puede que todo lo desenbocara él, él y sus historias. Empecé pues a escribir cuentos, a crear historias y a dibujar vidas. No me considero una persona que evite las cosas, los acontecimientos, los sentimientos, aunque a veces lo deseo con todas mis fuerzas, no soy alguien de tradiciones, detesto las rutinas, direis que como mucha gente, y puede ser así, pero a veces inconscientemente ocurre que traiciono mis principios y me dejo enganchar a cualquier cosa que me llama la atención o consigue encantarme; lugares llenos de desconocidos que en realidad acaban conociendote bien.
Soy consciente de lo que tengo y de qué cualidades debo utilizar para conseguir lo que me propongo, calentar el corazón de alguien por ejemplo, pero sin más, no importa que tus sábanas conozcan a medio barrio, porque no quieren a nadie, porque nadie quiere acomodarse en ellas. Yo no ato a las personas, ni siquiera a quien se deja hacerlo, y he de confesar que echo de menos algo, supongo que porqué nunca lo he tenido de verdad, a estas alturas lo dudo, si, y en realidad es mejor hacer el amor que pedirlo hecho; como mis vecinos, él de puertas siempre cerradas y ella de piernas siempre abiertas, no era una relación triste, simplemente era suya. Yo busco un querer sin querer, que me vuelva loca, no quiero una obsesión, ni algo que me consuma por dentro, quiero algo que me viole el alma. Mi experiencia no es solo la palabra con la que designo mis errores, mi experiencia es como esa voz que susurra tras una oreja. Otras veces, en cambio, ansio una libertad casi desconocida y juego con fuego para quemarme. (Lo hablaba hace unos días con un desconocido, vivir en busca del equilibrio entre la soledad y la libertad..)

Primer deseo: Quiero borrar los jueves del calendario.

Los jueves me parecen tristes y no acabo de saber muy bien por qué, no sé si considerarme una persona llorona, [Mildred, la llorona], la verdad es que se me da bien, y con eso no quiero decir que tenga facilidad para llorar, pero me cuesta evitarlo, y me emociono con facilidad, ya sea por algo bueno o malo, sin ir más lejos hace dos días me pasé el día llorando, mis lágrimas son de las que reclaman vida, una vez me lo dijo Albert y me doi cuenta de las razones.. Albert es de los que dice que el camino a veces se hace interminable si no hay quien te espere al final. Has encontrado ya con quien caminar tu?
Me gustaría romper con todo, ponerme unos tacones de los que duran quince minutos y muchos centímetros, y caminar con fuerza, pisando fuerte el asfalto, enfadarme, dejar todo, deshacerme de lo que me hata y me apresa, dar portazos y que me diera igual que nadie viniera en mi búsqueda.

Segundo deseo: Deshacerme en los brazos de alguien, pero no de un alguien cualquiera, de mi alguien.



Soy ese lobo que huye del corral con la presa en la boca.

18 comentarios:

Estibalitz Diaz de Durana dijo...

gracias por la visita!
me quedo por aquí dando una vuelta,
un abrazo

Gabiprog dijo...

Benditos deseos.
Hoy por aquí me han salpicado de vida...

Un abrazo.

Te seguía por el Reader debido a las restricciones que pusiste en su día en los comentarios.

:)

aLba * dijo...

me encanta seguir leyendote..

Ulls de Gat dijo...

Bonita!
Sí, exacto. . .
Aunque diga más adioses que andreas
pero así no se pierde el encanto

Sentirse diferente
La imaginación
Escribir
Que te inspiren. . .

Es genial. Pero sin convertirlo en rutina, y siempre manteniendo ese toque tan especial

Otra vez a viajar al olvido... dijo...

regalame un pedacito de tu silencio...

Dana O'hara dijo...

seguro que tu tierra me acoje bien, segurisimo! :)

Otra vez a viajar al olvido... dijo...

y si me lo regalas lo paso a buscar encantado...

enrojecerse dijo...

por fin abierto, cuantas veces estaba poniendo un comentario y nunca me acordaba que no podía publicarlo, uish! me pasaré por aquí, tenlo por seguro:)

enrojecerse dijo...

jaja, sí, et seguia des de feia unes semanes:)

i sí: sóc de Banyoles!! :D l'estany us atrau cap aquí, eh?

Lo'ps adiction. dijo...

Tienes razón, no es fácil, pero el tiempo lo cura todo, o casi todo...
Bonito blog, nos seguimos guapa! :)

galicia maravillas dijo...

:)))) aissss yo también me diluía en mi alguien:)) bueno... a esta hora intempestiva no estoy muy lúcida ni lucida:) y lo que más y mejor me sale es una graaan sooonrisa!! :))))) cómo me gusta tu blog!! Muacsssssss!!

Favio dijo...

de nuevo puedo comentar!!
siempre entro a visitarte y me da algo de colera no poder decirte lo mucho q admiro lo q escribes con tanta sinceridad y belleza
sigue asi, señorita escritora


=)

C. C. dijo...

Me alegro de que visitaras mi blog porque así he podido descubrir el tuyo, y me ha sorprendido, me gusta mucho como escribes y la forma de transmitir que tienes. Y no borres los jueves del mapa, pueden ser unos dias explendidos para ponerse a escribir ;-)

Kimbertrancanut dijo...

La vida, la nuestra, la de estos muñequitos que serpentean a menudo estúpidamente por una necrópolis, con la única luz de los huesos de los muertos, jugando a vivir realidades que jamás existieron…Abrazos cálidos de reflexión y recuerda que pasé por aquí...mestizando mi huella con la tuya...

La niña de las sombras dijo...

Los jueves no son días malos, avisan de la llegada del fin de semana :)
Gracias por el comentario.
Un besin!

Pintamonadas dijo...

Tú borra los jueves, yo me encargo de borrar los domingos, que me parecen la media tinta de la semana sin llegar nunca a ser nada. Ains

gracias por pasarte,

(:

Jeremias Soler dijo...

A mi los jueves me gustan; quizá porque nací en jueves. En realidad todos los días de la semana esconden entre bambalinas una luz de inmensa esperanza. No renuncies a los sentidos que sólo tu tienes; pero es importante bastarnos sólo con nosotros mismos, no necesitar estar en los brazos de nadie; estarlo si acaso, pero sin necesitarlo. Necesitamos sólo el aire de la noche, la luz de las estrellas, y la esperanza escondida detrás de cada instante.

AntWaters dijo...

Hummm, ¿te llamas Mildred? Siempre me ha paredico un nombre bonito, de los mas comestibles que conozco; aunque yo no coma en esa acera jajaa

Saber, saber, saber; yo quisiera que saber cambiase las cosas; que... no sé, hay un poema de Gloria Fuertes donde cuenta que su primer dolor fueron unas ventanas falsas pintadas en la fachada de su casa, en Lavapiés; de niña las tocaba por dentro, las paredes donde debieran estar esas ventanas... Es tan hermoso; y triste; como unos ojos ahogados, sí... La vida que la gente se piensa que tenemos, y que nos ahoga porque en realidad no tenemos... lo que debiéramos haber sido y jamás seremos; no sé...

Un abrazo mirando el caracol, y pensando