martes, 6 de octubre de 2009

Los nadies

Sueñan las pulgas con comprarse un perro y sueñan los nadies con salir de pobres, que algún mágico día llueva de pronto la buena suerte, que llueva a cántaros la buena suerte; pero la buena suerte no llueve ayer, ni hoy, ni mañana, ni nunca, ni en lloviznita cae del cielo la buena suerte, por mucho que los nadies la llamen y aunque les pique la mano izquierda, o se levanten con el pie derecho, o empiecen el año cambiando de escoba.

Los nadies: los hijos de nadie, los dueños de nada.

Los nadies: los ningunos, los ninguneados, corriendo la liebre, muriendo la vida, jodidos, rejodidos:

Que no son, aunque sean.
Que no hablan idiomas, sino dialectos.
Que no profesan religiones, sino supersticiones.
Que no hacen arte, sino artesanía.
Que no practican cultura, sino folklore.
Que no son seres humanos, sino recursos humanos.
Que no tienen cara, sino brazos.
Que no tienen nombre, sino número.
Que no figuran en la historia universal, sino en la crónica roja de la prensa local.


Los nadies, que cuestan menos que la bala que los mata.

7 comentarios:

Dana O'hara dijo...

Los nadies saben porque está duro el pan...

http://www.youtube.com/watch?v=L6BciKdK5ig

Hollie A. Deschanel dijo...

Los nadie, que son y no son.

Muás!

Julia dijo...

Precioso este texto.
Me encanta Galeano!!!
Gracias por compartirlo.
Un beso.

galicia maravillas dijo...

qué bien expresado! y qué tristeza que es tan cierto!! besos!

Anónimo dijo...

Puedo escribir los versos más tristes esta noche.
.
Escribir, por ejemplo: "La noche está estrellada,
y tiritan, azules, los astros, a lo lejos".
.
El viento de la noche gira en el cielo y canta.
.
Puedo escribir los versos más tristes esta noche.
Yo la quise, y a veces ella también me quiso.
.
En las noches como ésta la tuve entre mis brazos.
¡La besé tantas veces bajo el cielo infinito!
.
Ella me quiso, a veces yo también la quería.
¡Como no haber amado sus grandes ojos fijos!
.
Puedo escribir los versos más tristes esta noche.
Pensar que no la tengo. Sentir que la he perdido,
.
Oír la noche inmensa, más inmensa sin ella.
Y el verso cae al alma como al pasto el rocío.
.
Qué importa que mi amor no pudiera guardarla.
La noche está estrellada y ella no está conmigo.
.
Eso es todo. A lo lejos alguien canta. A lo lejos.
Mi alma no se contenta con haberla perdido.
.
Como para acercarla mi mirada la busca.
Mi corazón la busca, y ella no está conmigo.
.
La misma noche que hace blanquear los mismos árboles.
Nosotros, los de entonces, ya no somos los mismos.
.
Ya no la quiero, es cierto, pero cuánto la quise!
Mi voz buscaba el viento para tocar su oído.
.
De otro. Será de otro. Como antes de mis besos.
Su voz, su cuerpo claro. Sus ojos infinitos.
.
Ya no la quiero, es cierto, pero tal vez la quiero.
Es tan corto el amor, y es tan largo el olvido.
.
Porque en noches como ésta, la tuve entre mis brazos,
mi alma no se contenta con haberla perdido.
.
Aunque éste sea el último dolor que ella me causa,
y éstos sean los últimos versos que yo le escribo.

Eme dijo...

Los hijos de la nada*
Me ha gustado mucho este texto*

besosdulces*

Iván dijo...

No se si eres consciente del gran talento que tienes, te dire que tu blog me a sorprendido gratamente… tu manera de mecer las palabras llega a ser conmovedora.
Desprenden tus textos la belleza de lo simple… del día a día, la belleza de quien mira con ojos diferentes, me a gustado encontrar un blog que escapa de la mediocridad.
Hoy me suscribiré a esta obra de arte a la que tu llamas blog… pero lo hare no para rellenar una casilla mas… lo hare porque realmente me gusta lo que haces.
Iré comentando poquito a poco cada uno de tus textos, pero solo para decirte la verdad no para regalarte palabras gratuitas que te llenen el odio, aunque por lo que he leído… ya te diré que estas entre las pocas personas que me llenan… que me hacen sentir la lectura como lo que es… arte en estado puro.
Iván Sánchez