jueves, 3 de septiembre de 2009

Septiembre y tu corazón de alcachofa

Tiene la extraña sensación de estar en total armonía consigo misma, en ese instante todo es perfecto, la suavidad de la luz, el ligero perfume del aire, el pausado rumor de la ciudad. Inspira profundamente y la vida ahora le parece tan sencilla y transparente que un arrebato de amor, parecido a un deseo de ayudar a toda la humanidad la empapa de golpe..




(Y esta vez yo tampoco tengo ganas de encontrarme con cualquiera)

5 comentarios:

aLba * dijo...

yo solo tengo ganas de encontrarme con una persona.... :)

Coraline dijo...

a mi también me gusta mucho el tuyo...
yo tampoco quiero encontrarme con cualquiera, pero a veces es tan dificil encontrar el ingrediente secreto que hace a una persona especial... hay que saber buscar, o que te encuentren :)
te agrego!
mua :*

hapihapilive dijo...

que extrá sensacion...pero que paz que transmite.
yo hoy si querria encontrarme con cualquiera...ya tendre dias de encontrarme con otra persona =D

besos!

Laury~! dijo...

Yo quiero ver caras nuevas, ilusiones ilusionadas, quiero encontrarme de nuevo con mis pasos firmes y seguros.
Un saludo, me encantó!

Jeremias Soler dijo...

A veces no tenemos más remedio que encontrarnos con cualquiera; no pasa nada si el hecho de encontrarnos con cualquiera no provoca que dejemos de encontrarnos con nosostros mismos. Pero si a causa de el encuentro con cualquiera, dejamos de encontrarnos con nosostros mismos, la culpa no será de ese cualquiera, sinó de nosostros mismos.