domingo, 8 de marzo de 2009

(contando pecas..)


Te busco entre las letras, últimamente no dejo de pensar en ti, en lo que eres y has sido para mi, y no entiendo muy bIen porqué apareceS derrepente en mi Mente, porqué estos estAllidos intermitentes de cosquillas.
Siempre he pensado que lo nuestro era un imposible más, puede que el mayori imposible que he perseguido en mi vida, como intentar alcanzar esa tableta que está en lo alto del armario, como una estrella fugaz, como un suspiro, como un globo de helio que se escapa, como el deseo que siempre pedías al soplar las velas, como lo que nunca te trajeron los reyes magos, como la vida que nunca llevaremos, como el final de película con el que sueño, como hacer puenting, como encontrar un trèvol de cuatro hojas, como un sueño en el que vuelas, como una dedicatoria en un libro, como volver a ver a tu abuela, como saber inglés, como que hagan la película de tu vida, como dejar de fumar, como tu plato favorito, como reir y llorar a la vez..
Y ahora me planto aquí, y no tiro porqué esta vez no me toca, estoy cansada de rebotar una y otra vez de una pared a otra (aunque sean paredes de goma), de que no me dejes desistir. Quiero irme. Pero.. no dejan de aparecer polaridades que nos unen. No me dejas. No me sueltas. Y “Esta ciudad es un pasillo y yo imagino cosas extrañas antes de abrir las puertas”. Por mucho que dejes la siguiente puerta semiabierta, no te puedo prometer nada, ni verano, ni abril, ni cartas, ni dedos, ni estrellas, ni todos los noviembres que nos quedaban. Sólo prometo cosquillas intermitentes una vez al mes.
Porqué te siento en minúsculas. (y hoy soy un número demasiado impar).
Ahora intento acortar las miradas, incluso tapar los agujeros de la isla, ya no, ya no, ya no quiero caer más, quiero acabar con el cuento, porqué él acabó con mis ventajas.
(No todos los agujeros son siempre de ozono..)
No quiero más días hechos de escusas, midiendo besos con cronómetro, no quiero. Pero es que tu eres tan azul (y a mi me falta agua para fluir). (Piénsalo).
Es como cuando a las doce, se encienden todos los aspersores a la vez.
(Y tu me miras..)

7 comentarios:

TitoCarlos dijo...

Tira esos días al contenedor del olvido y vive otros. Al igual que Sodoma y Gomorra tu vida tiene sentido con tan solo un día que mereciera la pena. Agárrate a ese día, y lánzate a conseguir otros mejores.
Un beso,

gualizoe dijo...

Qué final...
Me ha encantado. Qué bien escribes.. :)

Voy a seguir leyendo! :D

Adolfo Payés dijo...

Escribes tan bello, me quedo en silencio necesario, te leo y así asimilo tu entrega en tu prosa..

un gusto siempre leerte y feliz d e seguirte y compartir así tu presencia..

saludos fraternos

un abrazo

FELIZ DÍA DE LA MUJER

1mati dijo...

toc-toc ... se puede..
he pasado por aqui de visita y me he quedado un ratito leyendo, enhorabuena por tu blog, me resulta muy acogedor y cercano, con tu permiso, volvere por aqui.xD
saludos

galicia maravillas dijo...

:)
...feliz semana :)
no tienes la opción de seguirte... mág(o)a
... y mag(i)a :() las tuyas palabras :)

Favio dijo...

quiero comprarle flores al amor de mi herida para así decirle que nada dura para siempre..

es duro dejar todo atrás pero se necesita fuerza, se q la tienes ;)

ElektroDuende dijo...

Que me quedo sin aire intentando respirar tu mismo aire...

Y me salen chichones de pensarte amor,cómo dueles...

:)