miércoles, 27 de marzo de 2013

Nuestra manera de soñar

De noche piensan los árboles
que están enfermos,
entierran en el suelo la cabeza
y sacuden al viento las raíces
ávidas de oxígeno
y de frescos temblores.

¡ Si fuéramos capaces de
acoger mejor a lo que tiembla!

Esas mismas raíces quieren
sentir titilar las estrellas
y secundar al hermano cárabo
durante un tramo de su intensa atención.

Esas raíces vibrantes bajo la seda nocturna
se comunican de alguna forma
con nuestra manera de soñar.

6 comentarios:

JOAN dijo...

Interesante poema, que deja un espacio importante a la reflexión :)

Te dejo mi página de facebook por si te apetece seguirme por allá también!
https://www.facebook.com/joancampstallerdesomnisblog

Abrazos!

Giovanni-Collazos dijo...

Te noto muy entusiasmada.

Un beso.

Gio.

Carlos V. dijo...

De vez en cuando un poco de templanza no cae mal.
Es hora de dormir y qué mejor que hacerlo reflexionando con tan buen poema.
Saludos, chica de las pecas.

Julio Serralde dijo...

Pensé: bueno, leeré un par de líneas... y luego me seguí... y me seguí... y creo que voy a volver.

gusto encontrarte

Sílvia dijo...

Joan, fas tard! ja fa temps que et segueixo! ^^

Gio, no te creas..
:)

Carlos, toda la razón.
Me alegra tenerte por aquí, espero coincidir :)

Julio, gracias, serás siempre bien recibido :)

Ricardo Lamelas Frías dijo...

Me gustó ese ritmo, gracias