lunes, 22 de junio de 2009



En el balcón de los sueños,
con vistas al valle de Chenlo,
y alcanzando a ver las primeras montañas de Portugal,
con la música de Carlos Núñez y Luar Na Lubre sonando..
Y una calma infinita que me abraza..

Esperando a que anochezca y aparezca mi cielo de grandes reyes..




[Estrella de la muerte, decían]
(¿Cómo se puede sentir tanta felicidad y tristeza a la vez?)

8 comentarios:

Gabiprog dijo...

Berroguetto...
Escucha Berroguetto...

Ender dijo...

Qué envidia me das...

Zepequeña dijo...

Que paz me das con los pies al viento..

Zepequeña.

àngela dijo...

Me encantan los balcones.

Me gusta la foto, se nota que empieza el verano

Isabel Dengra dijo...

que envidia me dan esos piesecitos al aire :)

Saúl dijo...

qué envidia chica..

La Caperucita que se comió al lobo. dijo...

Que envidiaa!!

Cierro blog :(
Te pasas a despedirte?

Un beso :*

BUENAS NOTICIAS dijo...

Qué maravilla.

Es verdad que, a veces, la tristeza y la felicidad difuminan sus límites.

Un beso, Iona