viernes, 27 de marzo de 2009

·Lo que somos, no lo que parecemos·





A quién no le gustan los besos de sol? O los de arroz? O los abrazos de agua? O de mariposas? Pues sí, después de uno de estos, el corazón se te queda salpicado en mil, y todo sabe a limón recién exprimido, como cuando deshojas una margarita seca de octubre, que no te da ni pena ni alegría. Y tú, no esperes nada, nada de nada.
Después, estoy bien, puede que fuera lo que me guardaba esta semana, el remate final que en caliente sienta mal y en frío de deliciosa maravilla. Como cuando estás en la portería preparado para parar el penalti decisivo y de golpe, zas! Lo haces, lo paras. Como cuando simplemente, te quitas un peso de encima, algo que ni te conviene ni te hace mal.
Entonces.. los pedidos urgentes brotan en mi, luego entiendo, nada es tan urgente como yo, y como cada persona que confina mi ‘yo’, hornear una pizca de algo para ellos y pasar el fin de semana en el pisito de la niña de ojos calipo, para olvidar y recordar las manos blandiblú más bonitas.
(Caricias y todos los tildes del mundo)Quererte con el vientre y con las manos. Y darme cuenta de quienes son importantes (eso todo el mundo lo sabe hasta un punto.. ya sabes, una de mis líneas paralelas, tan fácil de cruzar y perforar.. pero que siempre apunta al norte, mi norte). (Verde).
Luego, te regala tequieros enlatados, corazones fríos y rojos, pero estás en ayunas y nada te sacia.
Todo cobra un ambiente húmedo, que moja y empapa a cualquiera que sepa saborear palabras pequeñas y diminutas, a cualquiera que le guste que le susurren o que le canten bajito.Un tequiero entre besos de papel, entre sueños de cartón, y no saber qué es lo que nos une y mucho menos lo que nos separa.. (Nadie lo entiende, no quieren saber..) (Que en tu almohada se oye la nada silbar..)
Y descubrir la rebeldía de una estrella que sólo nos pertenece a nosotros. Saber que somos nómadas de la mano de cualquier gran ciudad y que las lágrimas ácidas dejan de tener sentido. Todo fluye, todo pasa. (Y aunque ya no veas la estrella.. te siente príncipe de un único planeta) (pero sin flor).Conocer la existencia de nuestro (mi) mundo paralelo, lleno de equilibrio secante.

Destellos de alma, abrazos que hacen que tus lunares se peguen a mi. (Y poder llegar a la conclusión que siempre estoy echando de menos..)

4 comentarios:

La sonrisa de Hiperión dijo...

Diferenciar lo que somos, de lo que parecemos, muchas de las veces es prácticamente imposible. No vayas a creer que aunque por dentro nos creamos difrentes, al resto del mundo le tenemos que parecer algo distinto. Es una putada, o por lo menos lo que yo pienso. El texto muy chulo.
Saludos y buen fin de semana!

Favio dijo...

porque hasta tus sonrisas conmueven al más bravo guerrero, al peor asesino y sobre todo a los niños sin esperanza de ver la luz de una amanecer que traerá dolor..

no somos tan diferentes, simplemente algunos ya hemos pasado por las etapas de otros..

besos!! XO

BUENAS NOTICIAS dijo...

Al final, ¿qué es lo que somos? Yo creo que ni lo que pensamos ni lo que parecemos. Sino mucho más. O mucho menos, depende de cómo se mire...
besos Iona!!!

Gabiprog dijo...

Disfraces, trajes de trabajo o simplemente salvavidas. Tal vez el uso y la sinceridad de lo que somos depende de nosotros y no de un espejo.