viernes, 8 de agosto de 2008

tocada y hundida




Lo bueno dura poco, o eso dicen, una vez más la suerte me ha durado lo que dura un suspiro, vuelvo a estar en Barcelona por causas mayores, mi azul se apaga y el verde gallego se pierde por el camino, necesito dormir 48 horas por lo menos, despertar y no estar aqui con todo esto..



esperando volver a Porriño prontiño :(

5 comentarios:

Antón dijo...

Esperandote o marchandome (a tu lado).
La suerte nos debe unas cuantas, estoy seguro de que nos las devolverá.

TE AMO

La sonrisa de Hiperión dijo...

Las cosas son como son, y no como queremos que sean... menos mal que lo de dormir tiene remedio.
Saludos

Mafalda dijo...

la suerte a veces es caprichosa, pero esta vez te debe una!! todo pasa, todo llega! ánimo!!

saudade dijo...

Demasiada morriña...

natàlia dijo...

Siento por ti que estés de vuelta pero me alegro por nosotros,los que te leemos.
Beso!